Una reflexión personal

Una reflexión personal

¡Comparte!

La verdad es que cada día pongo mi fe en juego.

En un mundo donde casi todo puede pesarse, explicarse, cuantificarse, someterse al análisis psicológico y al control científico, insisto en hacer que el centro de mi vida sea Dios, a quien nadie ha visto, ni escuchado, cuya voluntad nadie puede explorar.

Eso es un riesgo

Todos los días pongo mi esperanza en juego.

No sé nada sobre mi futuro. No sé qué habrá de ocurrir a tal hora. Podrán venir enfermedades, males, violencia, escasez, dictaduras, accidentes, fracasos personales. Antes de que se termine este día, es posible que haya tenido que enfrentarme a la muerte, el dolor, el robo, la agresión, una fuerte discusión con mi esposa, una pérdida o un rechazo.

Yo no sé le que me depara el futuro. Tampoco sé lo que les depara el futuro a aquellos que amo, a mis vecinos, a mi ciudad, al país donde vivo.

Aún así, a pesar de mi ignorancia y, rodeado de optimistas inconstantes y pesimistas cobardes, digo que Dios logrará su voluntad, e insisto alegremente en vivir con la esperanza de que nada me podrá separar del amor de Cristo.

Por esta razón, me he propuesto a vivir –y aún te animo a que debemos vivir no según nuestros sentimientos por Dios sino por los hechos de Dios.

Me niego a creer en mis depresiones que vienen por las circunstancias; escojo creer en Dios. Si me fracturo la pierna, eso no me hace ser menos. Sé que mi esposa no me odiará por eso. De la misma manera, cuando se fractura mi fe o se lastiman mis sentimientos, Dios no me abandona ni me rechaza. Dios tampoco lo hace contigo.

Nuestros sentimientos son importantes para muchas cosas. Son esenciales y valiosos. Nos mantienen consciente de gran parte de lo que es real y verdadero. Pero no nos dicen casi nada acerca de Dios y nuestra relación con Él.

Nuestra seguridad debe venir de quién es Dios, no de cómo nos sentimos.

El seguir a Cristo es la decisión de vivir de acuerdo a lo que sé acerca de Dios, no de acuerdo a cómo nos sentimos con respecto a Él, o a nosotros, o a nuestro prójimo.

¡Comparte!

About Jorge Ostos

Jorge es escritor y pensador religioso. Ha publicado dos libros: «Eskhatos» (2016) y «Más Humano, Más Espiritual» (2017). Es traductor de Publicaciones Kerigma. Escribe sobre diversos tópicos como espiritualidad, cristianismo oriental, vida cristiana, entre otros. Es amante de la lectura y la música. Junto a su esposa Erika Vari, reside actualmente San Juan, Argentina.

Entries by Jorge Ostos

Leave a Reply

¡Se el primero en comentar!

Notifícame
avatar
wpDiscuz