Nuestras vidas y nuestras oraciones

Nuestras vidas y nuestras oraciones

A menudo, nuestra vida demuestra ser lo contrario a nuestras oraciones. Solamente si logramos armonizar nuestra forma de vida con nuestras oraciones podremos obtener la fuerza, el resplandor y la eficacia que deseamos.

Con frecuencia nos dirigimos a Dios esperando que Él haga lo que deberíamos hacer nosotros en Su nombre y sirviéndole a Él. Muchas veces, nuestras oraciones son educados discursos, bien preparados y utilizados desde siempre, que le ofrecemos diariamente a Dios, como si bastara con repetir cada día, cada año, con un corazón frío y perezoso —sin que nuestra voluntad se vea implicada—, palabras de fuego concebidas en […] Read more