Origen: no es una elección simple

Origen: no es una elección simple

¡Comparte!

Confieso que generalmente no escribo sobre este tipo de temas. La teología espiritual, la reflexión, la vida cristiana, y la espiritualidad cristiana, son mis temas comunes. Sin embargo, a petición de algunos amigos, he decido hacer un resumen simple sobre las posiciones en cuanto al origen.

Cuando hablamos de la historia del cosmos y la vida nos encontramos con mucha controversia, y derechos exclusivos por parte de los participantes. Quizá esto se debe a que es un tema muy interesante y que impacta de manera significativa a cada persona.

Para comenzar, cada posición parece estar de acuerdo que el escenario primero tiene la respuesta clave a las grandes preguntas de la vida: ¿De dónde vino el universo y la Tierra? ¿Cómo y por qué estamos aquí? ¿Hay realmente un Dios (o dioses) o los humanos lo inventaron? ¿Cuál es y qué da el significado de la vida?
Ahora, entendiendo la variedad de posiciones sobre los escenarios del origen, creo que para que entendamos de manera más óptima y objetiva el debate Creación/Evolución, necesitamos comprender algunas de estas posicione.

Evolucionistas

Inicialmente, los científicos usaron el término “evolución” para referirse a los cambios de la naturaleza a través de los tiempos. De esta manera y por esta definición, incluso la Biblia describe evolución, y los creacionistas son evolucionistas.

No obstante, en décadas recientes, la palabra “evolucionista” ha sido generalmente aplicada a alguien que sostiene que todos los cambios observados en el registro de la naturaleza (incluyendo el origen y la historia del universo, la Tierra y toda la vida) pueden ser atribuidos solamente a causas naturales. Es decir, en términos netamente naturalistas.

Algunos evolucionistas argumentan que las causas naturales no son aleatorias. Por ejemplo, los evolucionistas cuánticos proponen que los mecanismos cuánticos le dan a las células y a los organismos la habilidad de iniciar pequeñísimas e indetectables acciones que son ventajosas para su supervivencia y bienestar (cf. Johnjoe McFadden, Evolución Cuántica. 2000).

Creacionistas de Tierra-Joven

Históricamente, “creacionista” ha sido referido a alguien que reconoce que un creador es responsable por traer a existencia el universo y la vida. De acuerdo con esta definición, posiblemente la mitad de los científicos son creacionistas de alguna forma. A través de las décadas, sin embargo, el término ha tomado un significado más exclusivo y estrecho. Hoy en día, “creacionista” es usado simplemente para referirse a alguien que cree que:

• Los días de la creación de Génesis deben ser 6 períodos consecutivos de 24 horas; es decir, Dios creó todas las cosas en unas 144 horas.

• Las genealogías de Génesis contienen muy pero muy pocos, incluso ningún hueco. Por lo tanto, la semana de la creación ocurrió entre 6.000 y 10.000 años atrás.

• Los Neandertales, antiguos Homo sapiens, y los Homo erectus son los descendientes de Adán y Eva. Cualquier otra supuesta especie primate bípeda son fraudelentas.

• El diluvio en la época de Noé (Génesis 6-9) fue un evento global el cual sumergió todos los continentes y destruyó todas las tierras habitadas, impidió el oxígeno para los animales (excepto los que estaban en el arca). Este diluvio es la causa de los descubrimientos modernos de fósiles y biodepósitos.

• Todos los animales terrestres vivos hoy, son descendientes de las parejas que estaban en el arca.

Muchas organizaciones religiosas han expandido estas enseñanzas, comúnmente llamadas como “creacionismo” y “ciencia de la creación”, por tal razón, muchos líderes, congregaciones, escuelas, etc., en su mayoría evangélicos, se adhieren a ellas. Tanto así que, muchos eruditos, académicos y científicos no religiosos, ven estas enseñanzas como parte del sistema de creencias de los evangélicos.

Movimiento del Diseño Inteligente (MDI)

Por cientos de años, académicos de diferentes entornos culturales y religiosos ha propuesto un diseño inteligente como una explicación para muchas de las propiedades especiales del universo, la Tierra, la vida y la humanidad. Por un siglo aproximadamente, cada estudiante de la universidad de Cambridge se le requería estudiar el famoso libro Natural Theology (Teología Natural) de William Paley, en el cual Paley infiere la necesidad de un Diseñador divino.
Sin embargo, hace una o dos décadas, un grupo diverso de adherentes a la creación formaron una alianza ampliamente conocida como el Movimiento del diseño Inteligente. Sus metas son expandir la instrucción pública sobre el concepto de un diseño inteligente, la inferencia de que un diseñador inteligente es responsable del origen y la historia de la vida.

Para permanecer en el público científico, el movimiento eliminó cualquier parcialidad religiosa y por lo tanto cualquier aparente base legal que impedía la enseñanza de su movimiento en los salones de clases.

Creacionistas de Tierra-Antigua

Este tipo de “creacionista” se refiere a alguien que, en contraste con la posición tierra-joven, no solo cree en la narración bíblica de la creación sino que también cree en los descubrimientos de la ciencia convencional. Estas personas abrazan tanto la confiabilidad de las Escrituras, como la evidencia científica para una historia de miles de años del universo, de la Tierra, y la vida sobre la Tierra.

Los creacionistas de Tierra-Antigua, no obstante, sostienen una variedad de posiciones sobre la correcta interpretación de los días de la creación y las genealogías de Génesis, sobre los primates bípedos que precedieron a los seres humanos, y sobre la naturaleza y alcance del diluvio de Noé.

Evolucionistas teístas

Durante la última parte del siglo XIX y a principios del siglo XX, el término “evolucionista teísta” hacía referencia a alguien que creía que la obra de la creación de Dios tomó lugar en largos períodos de tiempo, millones o miles de millones de años en vez de simplemente miles. Muchos evolucionistas teístas de esa época sostenían que la obra creativa de Dios fue más allá de simples procesos naturales y de las leyes, y por eso hubo intervenciones milagrosas, particularmente cuando nuevas especies aparecieron sobre la Tierra.

Aunque algunos todavía sugieren que Dios pudo haber intervenido milagrosamente en el origen del universo, la primera forma de vida, la explosión Cámbrica (cuando una gran diversidad de formas de vidas complejas aparecieron hace unos 543 millones de años), y en el origen de la humanidad (a estos se les llama igualmente “Evolucionistas teístas” o algunas veces “Creacionistas evolucionarios” para diferenciarlos del otro grupo), hay otro grupo que a finales del siglo XX hizo que el término “evolucionista teísta” cambiara. Este otro grupo dentro de los evolucionistas teístas tiene la visión de que el Creador solo intervino en muy pocas y extremamente raras ocasiones. Y, muchos evolucionistas teístas afirman que Dios trascendió el orden natural solo una vez: en el origen del universo, (a estos se les llama igualmente “Evolucionistas teístas” o algunas veces “Creacionistas plenamente evolucionistas” para diferenciarlos del primer grupo).

Creacionistas progresivos

Así como la mayorías de los términos anteriores, el creacionismo progresivo ha cambiando con el pasar de las décadas. Hace unos sesenta años, el término aplicaba a aquellos que creían que el universo y la Tierra tienen miles de millones de años y que Dios creó la vida hace miles de millones de años, interviniendo de manera milagrosa en repetidas ocasiones a través de la historia biológica para producir nuevas formas de vida. En este tipo de creacionismo, la microevolución ocurre entre las especies pero nuevos huevos y nuevas especies no descienden de un ancestro común.

Hoy, algunos científicos que se llaman a sí mismos creacionistas progresivos creen que toda forma de vida está vinculada a un ancestro común en el sentido natural. Por esto, su posición es prácticamente sin distinción con la posición de los evolucionistas teístas. Mientras algunos creacionistas progresivos están de acuerdo con la ciencia moderna que evidencia que el universo y el sistema solar tiene miles de millones de años, ellos también concuerdan con los creacionistas de Tierra-Joven en que la vida ha estado presenta en la Tierra solo por unos miles de años.

Finalmente

Nos damos cuenta que la decisión no es tan fácil como parece. Por ejemplo, decirle a alguien que debe elegir entre un naturalismo ateo y un creacionismo de Tierra-Joven, como si esto fuera una dicotomía absoluta entre Ciencia (naturalismo) y la Biblia (creacionismo Tierra-Joven) es un grave error. Hay mucho más allá del Neo-darwinismo y del literalismo fudamentalista bíblico.

Para meditar.

En la próxima entrada sobre el tema estaré probando tres de las posiciones acá mencionadas a través de predicciones con respecto al Big Bang, homínidos, placas tectónicas, y otros.

¡Comparte!

About Jorge Ostos

Jorge es escritor y pensador religioso. Ha publicado dos libros: «Eskhatos» (2016) y «Más Humano, Más Espiritual» (2017). Es colaborador en Preemptive Love Coalition, y miembro de sociedades como: International Jacques Ellul Society, C.S. Lewis Society, Thomas Merton NYC, y The Thoreau Society. Actualmente, se encuentra exiliado en Argentina.

Entries by Jorge Ostos