Los llamados Libros Apócrifos

El Misterio del Conocimiento
29/12/2017
Nuevo Testamento: Debate N.T. Wright y David B. Hart
17/01/2018

Los llamados Libros Apócrifos

Hace un tiempo fue publicado un interesante artículo sobre los libros apócrifos, tal artículo se llama “¿Qué es un apócrifo?”, el cuál fue escrito por uno de mis más queridos y respetados amigos y hermanos en la fe: J. P. Zamora. Zamora como gran conocedor y estudioso, nos da una buena e interesante explicación sobre el tema. Sin embargo, no llego a las mismas conclusiones que hace él en su muy buen artículo. Por favor, lee su artículo acá. Recomiendo altamente su web.

Voy a partir de lo que mi querido hermano J. P. Zamora dice “Fue en la reforma, en el siglo XVI, que el término dio otro giro”, para iniciar mi artículo.

Durante el 1500, Martín Lutero deseaba crear una traducción de las Escrituras en su lengua materna, el alemán. Para traducir el Antiguo Testamento al alemán, decidió usar las Escrituras hebreas que usaba su comunidad judía local llamada el Texto Masorético.

Ahora, ¿por qué Lutero usó las Escrituras hebreas?

Los cristianos tendían a adoptar la traducción griega (LXX) como sus Escrituras judías, y la división entre las comunidades cristiana y judía se ensanchó porque el significado del griego difería del hebreo en algunos lugares. Un buen ejemplo de las diferencias importantes entre el texto del texto hebreo y la traducción al griego es la cita de Isaías 7:14 ἡ παρθένος, la virgen en 1:23. La cita del NT solo puede derivarse del griego.

Eventualmente, para proteger su reclamo de la autoridad de la traducción griega de las Escrituras, la Iglesia primitiva argumentó que estaban divinamente inspiradas como las Escrituras Hebreas.1 La Carta de Aristeas y escritores judíos como Filón, quien defendió la autoridad de las Escrituras griegas, estableció precedentes para el caso cristiano.2 Fue el gran erudito bíblico Jerónimo (348-420) quien defendió la autoridad de las Escrituras judías en su lengua hebrea original y cuyos puntos de vista fueron seguidos por reformadores como Martín Lutero, quien preparó el camino para el posterior dominio del canon hebreo para el Iglesia protestante.3

Es por esta razón, que mi hermano J. P. Zamora muy bien hace una relación entre Jerónimo y Lutero con respecto a su visión de los apócrifos.

Los apócrifos

Debido a que estos libros no se encontraron en el texto masorético, Lutero los consideró una forma inferior de las Escrituras. Sin embargo, estos libros se encuentran en la traducción anterior, la Septuaginta. El Antiguo Testamento que usaron los primeros cristianos se llamaba la Septuaginta (LXX).

El texto masorético no incluye muchos libros que se encuentran en la Septuaginta. Los judíos los eliminaron en el Texto Masorético como un esfuerzo para detener el proselitismo. Estos libros que fueron eliminados se llaman apócrifos. Los judíos en el tiempo de Jesús, Pablo, los Apóstoles y la iglesia primitiva los llamaron Escritura.

La Biblia de Lutero fue la primera edición importante en tener una sección separada llamada Apócrifa, es decir, Libros que no deben ser estimados como las Sagradas Escrituras, pero que son útiles y buenos para leer. Los libros y porciones de libros no encontrados en el Texto Masorético del Judaísmo fueron sacados del cuerpo del Antiguo Testamento a esta sección.4 Lutero colocó estos libros entre el Antiguo y el Nuevo Testamento. Por esta razón, estos trabajos a veces se conocen como libros inter-testamentarios. Como autoridad para esta división, citó a Jerónimo obviamente, que como ya dije a principios del siglo V hizo una distinción entre el Antiguo Testamento hebreo y el griego,5 declarando que los libros que no se encontraban en hebreo no fueron recibidos como canónicos.

Debido a que estos libros no se encontraron en el texto masorético, Lutero los consideró una forma inferior de las Escrituras. Sin embargo, estos libros se encuentran en la traducción temprana, la Septuaginta.

A pesar de lo que Lutero sentía por estos libros, Jesús y otros parecían conocerlos muy bien. Veamos varios ejemplo de citas que hacen referencia y/o se relacionan entre ellas:

Mateo 6:19-20 – La declaración de Jesús acerca de hacer tesoros en el cielo hace referencia a Eclesiástico 29:11 – acumula tu tesoro.

Mateo 7:12 – La regla de oro de Jesús “hacer con los demás” es el contraste de Tobías 4:15 – lo que odias, no lo hagas a los demás.

Mateo 7:16, 20 – La declaración de Jesús “los conocerás por sus frutos” sigue a Eclesiástico 27:6 – el fruto revela la cultivación.

Mateo 9:36 – la gente estaban “como ovejas sin pastor” es como Judit 11:19 – ovejas sin pastor.

Mateo 11:25 – La descripción de Jesús “Señor del cielo y la tierra” es lo mismo que Tobías 6:18 – Señor del cielo y de la tierra.

Mateo 16:18 – La referencia de Jesús al “poder de la muerte” y las “puertas del Hades” hace referencia a Sabiduría 16:13-14.

Mateo 22:25; Marcos 12:20; Lucas 20:29 – Los escritores de los Evangelios se refieren a Tobías 3:8 y 7:11 con respecto a los siete hermanos.

Mateo 24:15 – el “sacrilegio desolador” al que Jesús se refiere también hace referencia a 1 Macabeos 1:54 y 2 Macabeos 8:17.

Mateo 24:16 – deja que aquellos “huyan a las montañas” hace referencia a 1 Macabeos 2:28.

Mateo 27:43 – si Él es el Hijo de Dios, que Dios lo libere de sus adversarios sigue a Sabiduría 2:18.

Marcos 4: 5, 16-17 – La descripción que hace Jesús de las semillas que caen sobre un suelo rocoso y no tienen raíz sigue a Eclesiástico 40:15.

Marcos 9:48 – descripción del infierno donde su gusano no muere y el fuego no se apaga hace referencias a Judit 16:17.

Lucas 1:42 – La declaración de Isabel de la bendición de María sobre todas las mujeres sigue la declaración de Uzías en Judit 13:18.

Lucas 1:52 – El magníficat de María dirigiéndose a los poderosos que caen de sus tronos y reemplazados por humildes sigue a Eclesiástico 10:14.

Lucas 13:29 – la descripción del Señor de los hombres que vienen del este y del oeste para regocijarse en Dios sigue a Baruc 4:37.

Lucas 21:24 – El uso de Jesús de “caer a filo de espada” sigue a Eclesiástico 28:18.

Lucas 24:4 y Hechos 1:10 – La descripción de Lucas de los dos hombres con ropas deslumbrantes nos recuerda a 2 Macabeos 3:26.

Juan 1:3 – todas las cosas fueron hechas por medio de Él, la Palabra, sigue a la Sabiduría 9:1.

Juan 3:13 – quien ascendió al cielo, pero el que descendió del cielo hace referencia a Baruc 3:29.

Juan 4:48; Hechos 5:12; 15:12; 2 Corintios 12:12 – El uso que Jesús, Lucas y Pablo hacen de “señales y prodigios” sigue a la Sabiduría 8:8.

Juan 5:18 – Jesús afirma que Dios es Su Padre nos recuerda a la Sabiduría 2:16.

Juan 6: 35-59 – El discurso eucarístico de Jesús está prefigurado en Eclesiástico 24:21.

Juan 10:22 – la identificación de la fiesta de la dedicación se toma de 1 Macabeos. 4:59.

Juan 10:36 – nos recuerda a 1 Macabeos 4:36.

Juan 15: 6 – las ramas que no dan fruto y son cortadas sigue a Sabiduría 4:5 donde se rompen ramas.

Hechos 1:15 – La referencia de Lucas a los 120 podría ser una referencia a 1 Macabeos 3:55 – líderes de decenas/restauración de los doce.

Hechos 10:34; Romanos 2:11; Gálatas. 2:6 – La declaración de Pedro y Pablo de que Dios no muestra ninguna parcialidad hace referencia a Eclesiástico 35:12.

Hechos 17:29 – la descripción de dioses falsos como el oro y la plata hechos por hombres sigue a Sabiduría 13:10.

Romanos 1:18-25 – La enseñanza de Pablo sobre el conocimiento del Creador y la ignorancia y el pecado de idolatría sigue a Sabiduría. 13:1-10.

Romanos. 1:20 – la existencia de Dios siendo evidente en la naturaleza sigue a Sabiduría. 13:1.

Romanos 1:23 – el pecado de adorar al hombre mortal, aves, animales y reptiles sigue a Sabiduría. 11:15; 12:24-27; 13:10; 14:8.

Romanos 1:24-27 – esta idolatría resulta en todo tipo de perversión sexual sigue a Sabiduría 14:12,24-27.

Romanos 4:17 – Abraham es el padre de muchas naciones sigue a Eclesiástico 44:19.

Romanos 5:12 – descripción de la muerte y el pecado que entra en el mundo es similar a Sabiduría 2:24.

Romanos 9:21 – el uso del alfarero y la arcilla, haciendo dos tipos de vasijas sigue a Sabiduría 15:7.

1 Corintios 2:16 – La pregunta de Pablo, “¿quién conoció la mente del Señor?” Hace referencia a Sabiduría 9:13.

1 Corintios 6:12-13; 10:23-26 – si bien todo está bien, ten cuidado con la gula, sigue a Eclesiástico 36:18 y 37: 28-30.

1 Corintios 8:5-6 – Pablo reconoce a muchos “dioses” pero un Señor sigue a Sabiduría. 13:3.

1 Corintios 10:1 – La descripción de Pablo de que nuestros padres están bajo la nube que pasaron por el mar se refiere a Sabiduría 19:7.

1 Corintios 10:20 – lo que los paganos ofrecen a los demonios y no a Dios se refiere a Baruc 4:7.

1 Corintios 15:29 – si no hay expectativa de resurrección, sería tonto ser bautizado en su nombre sigue 2 Macabeos 12:43-45.

Efesios 1:17 – La oración de Pablo por un “espíritu de sabiduría” sigue la oración por el espíritu de sabiduría en Sabiduría 7:7.

Efesios 6:14 – La descripción de Pablo de la coraza de justicia es lo mismo que Sabiduría 5:18. Ver también Isaías 59:17 y 1 Tesalonicenses 5:8.

Efesios 6:13-17 – de hecho, toda la discusión de armadura, casco, coraza, espada, escudo sigue a Sabiduría 5:17-20.

1 Timoteo 6:15 – La descripción de Pablo de Dios como soberano y Rey de reyes nos recuerda a 2 Macabeos 12:15; 13:4.

2 Timoteo 4:8 – La descripción de Pablo de una corona de justicia es similar a la Sabiduría 5:16.

Hebreos 4:12 – La descripción de la palabra de Dios como espada es similar a la de Sabiduría 18:15.

Hebreos 11:5 – También se hace referencia a Enoc en Sabiduría 4:10 y Eclesiástico 44:16. Ver también 2 Reyes 2:1-13 y Eclesiástico 48:9 con respecto a Elías.

Hebreos 11:35 – Se enseña sobre el martirio de la madre y sus hijos descritos en 2 Macabeos 7:1-42.

Hebreos 12:12 – la descripción “manos caídas” y “rodillas débiles” viene de Eclesiástico 25:23.

Santiago 1:19 – cada hombre sea rápido en escuchar y lento en responder recuerda a Eclesiástico 5:11.

Santiago 2:23 – le fue contado como justicia sigue a 1 Macabeos. 2:52 – le fue contado por justicia.

Santiago 3:13 – Las instrucciones de Santiago para realizar obras con mansedumbre siguen a Eclesiástico 3:17.

Santiago 5:3 – que describe la plata que se oxida y acumula tesoros recuerda a Eclesiástico 29:10-11.

Santiago 5:6 – condenar y matar al “hombre justo” sigue a Sabiduría 2:10-20.

1 Pedro 1:6-7 – Pedro enseña acerca de probar la fe mediante el fuego purgatorio como se describe en Sabiduría 3:5-6 y en Eclesiástico 2:5.

1 Pedro 1:17 – Dios juzgará a cada uno según sus obras se refiere a Eclesiástico 16:12 – Dios juzga al hombre según sus obras.

2 Pedro 2:7 – El rescate de Dios de un hombre justo (Lot) también se describe en Sabiduría 10:6.

Apocalipsis 1:4 – los siete espíritus que están ante su trono son tomados de Tobías 12:15 – Rafael es uno de los siete santos ángeles que presenta las oraciones de los santos delante del Santo.

Apocalipsis 1:18; Mateo 16:18 – el poder de la vida sobre la muerte y las puertas de Hades sigue a Sabiduría 16:13.

Apocalipsis 2:12 – la referencia a la espada de dos filos es similar a la descripción de la Palabra de Dios en Sabiduría 18:16.

Apocalipsis 5:7 – Dios es descrito como sentado en su trono, y esta es la misma descripción usada en Eclesiástico 1:8.

Apocalipsis 8:3-4 – las oraciones de los santos presentadas a Dios por la mano de un ángel siguen a Tobías 12:12, 15.

Apocalipsis 8:7 – lluvia de granizo y fuego a la tierra sigue a Sabiduría 16:22 y Eclesiástico 39:29.

Apocalipsis 9:3 – lloviendo langostas en la tierra sigue a Sabiduría 16:9.

Apocalipsis 11:19 – la visión del arca del pacto en una nube de gloria fue profetizada en 2 Macabeos 2:7.

Apocalipsis 17:14 – descripción de Dios como Rey de reyes sigue 2 Macabeos 13:4.

Apocalipsis 19:1 – el grito “Aleluya” en la venida de la nueva Jerusalén sigue a Tobías 13:18.

Apocalipsis 19:11 – la descripción del Señor sobre un caballo blanco en los cielos sigue a 2 Macabeos 3:25; 11:8.

Apocalipsis 19:16 – la descripción de nuestro Señor como Rey de reyes nos recuerda a 2 Macabeos. 13: 4.

Apocalipsis 21:19 – la descripción de la nueva Jerusalén con piedras preciosas está profetizada en Tobías 13:17.

1 Samuel 28:7-20 – recuerda a Eclesiástico 46:20.

2 Reyes 2:1-13 – recuerda a Eclesiástico 48:9.

Cuando leemos 2 Timoteo 3:16, la Escritura inspirada a la que se refería Pablo incluía los textos llamados apócrifos. Los libros Baruc, Tobías, Macabeos, Judit, Eclesiástico, Sabiduría y partes de Daniel y Ester fueron todos incluidos en la Septuaginta que Jesús y los apóstoles usaron.

Eclesiástico y 2 Macabeos son libros que algunos argumentan que estos libros no están inspirados porque los escritores expresan incertidumbre sobre sus habilidades. Pero los escritores sagrados a menudo son humildes acerca de sus escritos divinamente inspirados. Ver, por ejemplo, 1 Corintios 7:40.

Muchos intentan defender su rechazo de los llamados apócrifos debido a que los primeros judíos los rechazaron. Sin embargo, los concilios judíos que los rechazaron –por ejemplo, el realizado por la Escuela de Yavne conocido como el Concilio de Jamnia en 90 – 100 dC)– fueron los mismos concilios que rechazaron todo el canon del Nuevo Testamento. Por lo tanto, los que rechazan la Biblia con estos libros están siguiendo a un concilio judío que rechazó a Cristo y la Revelación del Nuevo Testamento.

Las traducciones de la Biblia saldrían cada vez más a medida que pasaron los años y el estado de los libros apócrifos se reduciría cada vez más. Finalmente, los libros apócrifos desaparecerían completamente de las traducciones modernas de la Biblia. Esto finalmente llevó a la idea de que los cristianos cuya Biblia incluía los libros apócrifos en realidad estaban “añadiendo” libros a la Biblia, ¡lo cual es completamente opuesto al registro histórico!

Finalmente, no creo que los apócrifos del Antiguo Testamento sean solamente unos libros para uso académico, intelectual o solo para conocer el pensamiento judío contemporáneo a Jesús. No son solo libros de consulta. Son libros de los cuales podemos aprender y ser llenos espiritualmente, libros que nos pueden guiar –como cualquier otro libro de las Escrituras– en nuestra carrera espiritual cristiana.


 

  1. Müller, First Bible. Pp. 68-78.
  2. Gallagher E. Hebrew Scripture in Patristic Biblical Theory: Canon, Language, Text. p. 97.
  3. McLay, T. The Use of the Septuagint in New Testament Research. p. 103.
  4. 1945 Edition of the Luther Bible on-line
  5. Leer Prefacio de la Revised Standard Version Common Bible
Jorge Ostos
Jorge Ostos
Ostos es escritor y traductor. Su última publicación fue el libro «Más Humano, Más Espiritual» (Kerigma, 2017). Por otro lado, Jorge ha traducido obras de reconocidos autores como William L. Craig, Craig S. Keener, Michael F. Bird, Juan F. Martinez, entre otros. Está interesado en tópicos como el cristianismo oriental, los Padres de la Iglesia, la filosofía y el Antiguo Testamento dentro de su contexto en el antiguo Oriente Medio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *