La Iglesia cristiana de Oriente

La Iglesia cristiana de Oriente

¡Comparte!

La historia del cristianismo puede ser tan vasta que nos tome la vida adentrarnos en cada detalle de ella. El evangelio, hoy, abarca el mundo entero; con epicentro en Jerusalén se extendió proporcionalmente tanto al oriente como al occidente. Este artículo nace de una pregunta: y, ¿qué pasó en oriente?

Crecí en un cristianismo exclusivamente occidental y americanizado, como la mayoría de los suramericanos. Completamente ignorante de lo que pasó luego de la muerte del último apóstol hasta hoy; dónde nadie se pregunta cómo es que el evangelio llegó a Rusia, o a Armenia; y aunque este espacio es muy corto para hablar de toda la historia quiero hacer algunas reflexiones en cuanto al cristianismo en oriente.

Empecemos: ¿qué es oriente? Para efectos de la presente reflexión, llamaremos oriente a la región del mundo que va desde Israel hacia el este, pasando por Iraq, Arabia, Irán hasta llegar a Rusia. Y occidente es específicamente Europa, donde para nosotros predominó el cristianismo desde Roma hacia América.

Pentecostés

Al quincuagésimo día de la pascua se celebraba la fiesta del pentecostés. Los judíos que estaban dispersos en distintos países acostumbraban a congregarse en Jerusalén. Luego de la resurrección, Cristo mandó a los apóstoles a esperar la venida del Espíritu Santo, Él tenía preparado el inicio glorioso de Su Santa Iglesia con una gran predicación y señales profetizadas por Joel. Cuando llegó el día, vinieron judíos de 15 naciones del mundo civilizado de aquél momento, regiones que se encontraban a miles de kilómetros de distancia tanto de oriente como de occidente, los cuales oyeron el evangelio, creyeron y fueron añadidos a la iglesia.

Todos los cristianos vemos en pentecostés la gloria de Dios, la iglesia primitiva y apostólica, la salvación masiva del Señor y una obra que no ha terminado.

Pero, ¿qué pasó con los Partos, Medos y Elamitas? Regiones que hoy se conocen como Irán. ¿Qué pasó con los que vinieron de Mesopotamia? Que hoy día se conoce como Iraq. O ¿con los que vinieron de Arabia? ¿Es correcto pensar que Dios continuó en ellos la buena obra que empezó? Si Dios continuó lo que empezó en pentecostés entonces estos creyentes al regresar a sus tierras predicaron el evangelio y fundaron iglesias.

Evangelización de Armenia

Cuenta la tradición Armenia que la primera evangelización llegó de los apóstoles Judas Tadeo y Bartolomé, luego de misioneros provenientes de Edesa (actual Turquía), pero la gran expansión de las buenas nuevas vino de Gregorio el Iluminador (257-330) quien fue bautizado y discipulado en Cesarea de Capadocia. En 302, Gregorio recibió su consagración como Patriarca de Armenia de parte de Leontius de Cesarea, quien por cierto, participó en el primer concilio de Nicea.

Las fuentes más confiables para la historia de Gregorio son Agathangelos, historiador Armenio del siglo IV y Simón Metafraste, un hagiógrafo bizantino.

Actualmente existe la Iglesia Apostólica Armenia, la cual rompió comunión con la Iglesia Católica Romana en el año 451 luego del concilio de Calcedonia.

Evangelización de Arabia

Las buenas noticias de Jesucristo llegan a Arabia de misioneros provenientes de TransJordania y de Alejandría. Fue tal el auge del cristianismo en esta región que el mismo Orígenes tuvo que ir hasta Bostra por pedido de varios obispos para tratar con las falsas enseñanzas de Berilo, quien enseñaba que Cristo no existía antes de la encarnación. Orígenes lo corrigió en privado y en público con tanto amor y con argumentos tan sólidos que lo convenció de la doctrina correcta acerca de Cristo. Luego Berilo escribió varias veces a Orígenes para agradecerle.

Quedará para la imaginación si Pablo predicó el evangelio en Arabia según Gálatas 1:17.

Evangelización de Mesopotamia

El centro más importante del cristianismo en Mesopotamia fue Edesa, capital de Osroene. Fue tal la influencia del cristianismo que el Rey Abgar IX se convirtió a la fe junto con su familia. Se le atribuye la evangelización a Taciano el Sirio (120-180) y a Bardesanes (154-222). Una muestra también de la expansión del cristianismo en esta región son las cartas que enviaron los obispos hacia Roma para resolver la controversia pascual.

A principios del siglo III existen 17 comunidades cristianas con sus obispos al frente pero el obispado de Nisibide será el que tendrá más influencia en todo el territorio. En 201 la ciudad fue devastada por una gran inundación y la iglesia cristiana fue destruida (“Chronicon Edessenum”, ad. an. 201)

Más tarde sacerdotes cristianos de Edessa evangelizaron la región de Mesopotamia Oriental y Persia, y establecieron las primeras iglesias en el reino de Sassanides. Atillatia, Obispo de Edessa, asistió al Concilio de Nicea (325).

Lo que era Mesopotamia, hoy se divide en Turquía, Siria e Irak. Actualmente existe la Iglesia Asiria del Oriente con sede en Bagdag, Irak; la Iglesia Ortodoxa Siria, con sede en Damasco; y en Turquía hay variedad como la ortodoxa griega, apostólica armenia, protestante, ortodoxa siria y católico romana.

Cristianismo en el imperio Parto

Los partos conquistaron el imperio seléucida en el siglo III a.C. Su territorio comprendía el actual Irán, Turkmenistán, parte de Irak y parte de Siria. La región de Osroene antes mencionada fue disputada entre los partos, los trajanos y los romanos, venciendo al final los romanos. El dominio general Parto duró 5 siglos, es decir, hasta el siglo III d.C. Los partos se mencionan en el relato del Pentecostés, los que posteriormente fundaron pequeñas comunidades cristianas, y luego Sozomeno, historiador cristiano del siglo V, se refiere a la región de Adiabene y su capital, Arbela (Irbil) como una de las principales.

El rey Sapor I del imperio Sasánida, el cual derrocó al imperio Parto, venció al emperador romano en la batalla de Edesa, y de allí se llevó prisioneros, entre los cuales hubo muchos cristianos. Un aspecto particular de este gobierno fue la libertad religiosa, lo que permitió la predicación del evangelio.

La expansión del cristianismo amenazaría el poder del zoroastrismo y mantuvieron luchas durante varios siglos. Luego, el auge del Islam haría mermar la fe cristiana. Aun se mantienen iglesias en la región de Irán, pero representan apenas el 0,2% de la población total.

Evangelización en la India

A pesar de la bastante extendida historia del apóstol Tomás predicando en la India, hay que reconocer que no existe una fuente histórica confiable. Aunque en el libro apócrifo Los Hechos de Tomás se narra la historia del rey Gundafor, del cual se hallaron monedas en excavaciones arqueológicas con su nombre inscrito, es difícil establecer un fundamento adecuado para la creencia de que Tomás realizó una misión en este país.

Por otro lado, más allá de que esta historia se extendió ampliamente y aparece en escritores como Efraim, Siro, Ambrosio, Paulino, Jerónimo y más tarde en Gregorio de Tours y otros, lo más cierto parece ser que el norte de la India fue evangelizado por cristianos persas.

Para el año 525 se reconocen comunidades cristianas bien fundamentadas en Malabar y Ceilán, lo que da la idea que la presencia de la fe ya estaba arraigada de hace tiempo.

Para el cristianismo en la India es generalmente aceptado, como dogma incluso, que el apóstol Tomás es el misionero y fundador de la iglesia cristiana de esa región. Actualmente existe la Iglesia Ortodoxa Malankara, la Iglesia Católica Siro-Malankara y la Iglesia Católica Siro-Malabar.

Esta investigación podría continuar: Felipe y el eunuco de Hechos 8. Frumencio y el cristianismo en Etiopía. Los cristianos de Alejadría en Egipto y la Iglesia Copta, e incluso el cristianismo en Rusia.

Los occidentales solemos ser hábiles para ubicarnos en alguna denominación cristiana europea, y desde allí cerrar las puertas y vociferar conexión con los apóstoles. Pero se ignora Oriente y su tradición apostólica. Se ignora gran parte de la historia. Dios inició una obra en pentecostés que muchas veces no cabe en nuestro pequeño cerebro; Cristo es cabeza de una iglesia, tan grande, tan vasta, tan multiétnica y multicultural que “no se puede contar”, pero creemos que en algún momento estaremos todos, unánimes juntos adorando a nuestro Salvador (Apocalipsis 7:9-10)


Escrito por Andres Doreste. Estudiante de Derecho, puedes seguirlo en Twitter y Facebook.

El autor recomienda la siguiente bibliografía para mayor estudio:

  • Berault Bercastel, Historia de la iglesia.
  • Historia eclesiástica, Eusebio
  • CURETON, Ancient Syriac Documents Relative to the Earliest Establishment of Christianity in Edessa (London, 1863)
  • Bowman, “The Sasanian Church in the Khargh island”
  • Alvarez, Jesus. “La Historia de la Iglesia”.
  • ALTANER, Patrología, 5 ed. Madrid 1962
  • Saheed A. Adejumobi (2007). The History of Ethiopia
  • Johannes Quasten, Patrología.
¡Comparte!

About Jorge Ostos

Jorge es escritor y pensador religioso. Ha publicado dos libros: «Eskhatos» (2016) y «Más Humano, Más Espiritual» (2017). Es traductor de Publicaciones Kerigma. Escribe sobre diversos tópicos como espiritualidad, cristianismo oriental, vida cristiana, entre otros. Es amante de la lectura y la música. Junto a su esposa Erika Vari, reside actualmente San Juan, Argentina.

Entries by Jorge Ostos

Leave a Reply

¡Se el primero en comentar!

Notifícame
avatar
wpDiscuz