Las formas externas de la Tradición

Las formas externas de la Tradición

¡Comparte!

Las formas exteriores de la Tradición

Este es la segunda entrada de una serie sobre la Tradición, Historia, Concilios, entre otros.

Actualmente, dentro del cristianismo occidental, existen muchos conceptos sobre la Tradición. Por un lado, la iglesia católica romana habla de la “tradición”, la cual es una mezcla de Tradición con costumbres, y otras cosas; y por otro, gran parte de los protestantes por tener una actitud, un tanto anti-católica, rechazan por lo general a priori todo lo que tenga que ver con alguna “tradición”, incluso, y tristemente, sin saber realmente qué es la Tradición.

Por esta razón, y otras, estaré publicando varios artículos sobre lo que realmente es la Santa Tradición, en este caso, desde una perspectiva ortodoxa.


Continuando con la serie, y en este caso la segunda parte de mi artículo anterior donde hablamos brevemente sobre el sentido interno de la Santa Tradición, hoy examinaremos, la primera de las diversas formas externas en las que la Tradición se plasma:

La Biblia

La Biblia y la Iglesia

La Iglesia cristiana es Iglesia escrituraria: los ortodoxos creen en eso con la misma, si no con más, firmeza que los protestantes.

Después de Cristo Jesús, la eterna y completa Palabra de Dios, la Revelación de Dios (Hebreos 1:1-2), la Biblia es la expresión suprema de la revelación de Dios a la raza humana, por lo que los cristianos serán siempre “Gente del Libro”. Pero si bien los cristianos son gente del Libro, la Biblia es el Libro de la gente; no se debe pensar que la Biblia es cosa que se impone desde arriba en la Iglesia, sino que vive y se entiende dentro de la Iglesia (por eso no se deben separar la Escritura y la Tradición).

La autoridad de la Biblia deriva de la Iglesia, puesto que fue la Iglesia la que decidió qué libros habían de formar parte de la Sagrada Escritura; y la Iglesia, nada más, es capaz de interpretar la Sagrada Escritura con autoridad. Son muchos los dichos dentro de la Biblia que, estudiados aisladamente, distan de la claridad, y los lectores individuales, por muy sinceros que sean, corren peligro de equivocarse si confían en sus propias interpretaciones.

“¿Entiendes por ventura lo que lees?” le preguntó Felipe al etíope eunuco; y él le respondió: “Y ¿cómo he de poder, si alguien no me guía?” (Hechos 8).

El Texto de la Biblia

La Iglesia Ortodoxa usa el mismo Nuevo Testamento que todo el resto de la cristiandad. Como texto autorizado del Antiguo Testamento, emplea la traducción griega antigua, conocida como Septuaginta (LXX).

La versión hebrea del Antiguo Testamento está compuesta de treinta y nueve libros; la versión de los setenta contiene diez libros adicionales, que no aparecen en la versión hebrea, que se conocen en la Iglesia Ortodoxa como los ‘Libros Deutero-Canónicos’. En los Concilios de Jassy (1642) y de Jerusalén (1672) estos libros fueron declarados “constituyentes auténticos de la Escritura”; hoy por hoy, sin embargo, la mayoría de los ortodoxos consideran, así como Atanasio y Jerónimo, que los libros Deutero-Canónicos, si bien pertenecen a la Biblia, tienen un rango inferior al resto del Antiguo Testamento.

El cristianismo, al ser la verdad, no tiene por qué temer la investigación franca y sincera. Aunque la Iglesia Ortodoxa considera que la Iglesia es el intérprete autorizado de la Escritura, no pretende prohibir los estudios críticos e históricos que se hacen de ella.

La Biblia en el culto

A veces se dice que los ortodoxos le prestan menos importancia a la Biblia que los cristianos de occidente. Mas a decir verdad, la Sagrada Escritura figura constantemente en los oficios ortodoxos: en el transcurso de las matutinas y las vespertinas, el contenido entero del Salterio se recita cada semana, y durante el período de la cuaresma dos veces por semana; hay lecturas del Antiguo Testamento en vísperas de muchas de las fiestas, y en las sextas y las vespertinas de los días laborables de Cuaresma. La lectura del Evangelio constituye el punto álgido de las matutinas los domingos y festivos; en la Liturgia, se asignan lecturas especiales de las Cartas y de los Evangelios cada día del año, por lo tanto el Nuevo Testamento entero (todo salvo el Apocalipsis de San Juan) es leído en la Eucaristía. La oración del Señor se recita en todos los oficios. Además de estos pasajes específicos sacados de la Escritura, el texto entero de todos los oficios está impregnado de locuciones bíblicas; se calcula que la Liturgia contiene unas 98 citas del Antiguo Testamento y 114 del Nuevo.

En la Ortodoxia se cree que la Biblia es un ícono verbal de Cristo. En todas las Iglesias, el Libro de los Evangelios ocupa un puesto de honor.

Conclusión

Para el cristiano Ortodoxo, la Biblia es la principal fuente escrita de la Doctrina Divina, ya que Dios Mismo inspiró su escritura por su Santo Espíritu. Esta es la doctrina de la inspiración de la Biblia; es decir, que hombres inspirados por Dios escribieron las palabras que son verdaderamente sus propias palabras humanas (¡toda palabra es humana!), pero que sin embargo se pueden llamar, en su conjunto, la Palabra de Dios. Así la Biblia es la Palabra de Dios en forma escrita pues contiene no solamente los pensamientos y experiencias de los hombres, sino la Revelación de Dios Mismo.

El corazón de la Biblia, Palabra de Dios escrita a la manera de los hombres, es la persona del Verbo Viviente de Dios, Jesucristo. Todas las partes de la Biblia se interpretan en la Iglesia Ortodoxa a la luz de Cristo, pues todo lo que está en la Biblia conduce a Cristo y habla acerca de Él (Lucas 24:44). Se simboliza esto en la Iglesia Ortodoxa por el hecho de que es solamente el Libro de los Cuatro Evangelios el que se encuentra entronizado en el Altar, y no la Biblia entera. Esto es así porque todo lo que está en la Biblia se cumple en Cristo.


Adaptación de una sección de un texto escrito por Kallistos Ware

¡Comparte!

About Jorge Ostos

Jorge es escritor y pensador religioso. Ha publicado dos libros: «Eskhatos» (2016) y «Más Humano, Más Espiritual» (2017). Es traductor de Publicaciones Kerigma. Escribe sobre diversos tópicos como espiritualidad, cristianismo oriental, vida cristiana, entre otros. Es amante de la lectura y la música. Junto a su esposa Erika Vari, reside actualmente San Juan, Argentina.

Entries by Jorge Ostos

Leave a Reply

¡Se el primero en comentar!

Notifícame
avatar
wpDiscuz