Carta de Karl Barth a Francis Schaeffer

Karl Barth escribió la siguiente carta a Francis Schaeffer en 1950, la que es similar a la respuesta que le hizo también a Cornelius Van Til y la evaluación a Billy Graham.

 

Bergli, Oberrieden, Septiembre 3, 1950

Reverendo Francis A. Schaeffer

Châlet des Frênes

Champéry

¡Estimado Sr. Schaeffer!

Reconozco haber recibido su carta del 28 de Agosto [1], y su escrito “El Nuevo Modernismo.” [2] El mismo día su amigo J. Oliver Buswell me escribió [3] desde Nueva York, adjuntando una crítica (La Biblia Hoy, p. 261). [4] “La Teología de Karl Barth.” Veo que las cosas que usted piensa sobre mí son aproximadamente del mismo tipo de aquellas que encontré en el libro de [Cornelius] Van Til sobre ese mismo tema. Y veo que usted y sus amigos han escogido cultivar un tipo de teología, la cual consiste en una especia de criminología; usted está viviendo del repudio y la discriminación de todo tipo y toda criatura semejante, cuyas concepciones no son enteramente (o numéricamente) idénticas con sus perspectivas y declaraciones. Usted está “caminando sobre la roca sólida de la verdad [así como usted dice de sí mismo].” Nosotros, pobres pecadores, no lo estamos haciendo como usted. Yo no lo estoy. Mi caso ha sido señalado como sin esperanza alguna. El jurado ha hablado, el veredicto ha sido proclamado, el acusado ha sido colgado del cuello hasta que murió esta misma mañana.

Bueno, bueno… Digámoslo a su manera: es asunto suyo, y al hacer las cosas, al hablar, y al escribir como lo hace, usted debería hacerse cargo de sus propias responsabilidades. Puede repudiar mi trabajo y obra “como un todo”. Puede llamarme con nombres como mentiroso, vago, antihistórico, desinteresado en la verdad, entre otros. Puede continuar haciendo su trabajo de “detective” en Estados Unidos, en Holanda, en Finlandia y todo lugar, puede desacreditarme como el más peligroso hereje. ¿Por qué no? Tal vez el Señor te ha dicho que lo hagas.

Pero, ¿Por qué y para qué propósito usted desea una conversación más profunda? El hereje ha sido quemado y enterrado por el bien de todos. ¿Por qué usted querría perder su tiempo (y el de él) hablando más con él? Estimado señor Schaeffer, usted ha dicho, que siente que ustedes están más cerca de los “antiguos modernistas” y de los católicos, que de mí y de hombres como yo. Pero ¿por qué entonces no probar la eficacia de su “apologética” en algunos ejercicios con estos “antiguos modernistas”, o con estos católicos romanos –a quienes usted encontrará por montón aquí en Suiza y todas partes? ¿Por qué se siguen molestando sobre éste hombre en Basilea, a quien han acabado tan espléndida y completamente?

Regocíjese señor Schaeffer (¡y llámense a ustedes mismos los “fundamentalistas” de todo el mundo!) Regocíjese y siga creyendo en su “lógica” (¡como en el cuarto artículo de su credo!) y en ustedes mismos como los únicos verdaderos “creyentes bíblicos”. ¡Grítelo tanto como pueda! Pero, ore, y permítame dejarlo en paz. Las “conversaciones” son posibles entre personas de mente abierta. Su escrito y las críticas de su amigo Buswell revelan el hecho de su decisión de cerrar sus persianas. No sé cómo lidiar con un hombre que viene a verme y hablarme en calidad de detective/inspector o con el comportamiento de un misionero que va a convertir a un pagano. ¡No gracias!

Suyo sinceramente,

Disculpe mi mal inglés. No estoy acostumbrado a escribir en su idioma.

¡Estoy enviando una copia de esta carta al Reverendo Buswell!

Estimado Sr. Buswell[5]

He leído sus críticas junto con los escritos del señor Schaeffer. Todo el contenido de mi carta va referido a usted también.

Suyo,

Karl Barth

Notas:

[1] Carta original de Francis Schaeffer

[2] “The New Modernism” [El Nuevo Modernismo] citado en la carta pero publicado en el boletín bautista de 1951, (fuente: francisschaefferstudies.org)

[3] Carta original de J. Oliver Buswell a Karl Barth el 28 de Agosto, 1950 (fuente: pcahistory.org)

[4] Crítica de J. Oliver Buswell a Bosquejo de Dogmática, (fuente: pcahistory.org)

[5] Respuesta de J. Oliver Buswell a la carta de Barth el 13 de Septiembre 1950, (fuente: pcahistory.org)


Foto de la carta original aquí.

Publicación original en inglés en el blog de Wyatt Houtz.

About the Author

Jorge Ostos

Jorge es escritor, blogger, y pensador religioso. Tiene dos libros publicados «Eskhatos» (2016) y «Más Humano, Más Espiritual» (2017). Escribe para la Editorial Sendas con sede en Ginebra-Suiza. Es colaborador de la Fundación Casa El Rey Jesús y Preemptive Love Coalition. También es miembro de algunas sociedades como: International Jacques Ellul Society, C.S. Lewis Society, Thomas Merton NYC, y The Thoreau Society. Actualmente, vive en Venezuela junto a su esposa y publicista Erika Vari.

4 Comments

Carlos

En esta época Karl Barth aún no había rechazado la teología liberal en la que fue educado. Es bien sabido que Barth no creía que la resurrección de Cristo fuese un hecho real. Pero sabemos que más adeante abandonó su postura y tuvo una conversión, reconociendo plenamente la historicidad de la resurrección y de la vida milagrosa de Jesús. Sería estupendo poder leer aquí alguna de las reflexiones del Barth arrepentido hacia el final de su vida.

Reply
Jorge Ostos

Para servir Carlos. Y si, aún hoy lidiamos con estas personas detectivescas que dedican sus vidas a la investigación arrogante.
Un abrazo

Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Espere por favor...

Suscríbete

Recibe una notificación por correo cada vez que sea publicado un nuevo artículo y otras cosas de tú interés.